PERDER EL MIEDO AL FILTRO DE PARTÍCULAS (DPF)

Es una realidad que tenemos que poner freno al calentamiento global y que la tecnología de control de emisiones de gases y la racionalización del uso de los motores térmicos son nuestras armas para favorecer nuestra acción.

Estamos “obligados” a perder el miedo a estas nuevas tecnologías mediante el conocimiento de las mismas, a nivel técnico y de usuario, y desde CEMA MAQUINARIA queremos ayudaros a lograrlo.

¿Qué es el filtro de partículas?

El filtro de partículas diésel, DPF o FAP, es un dispositivo que se instala en el sistema de escape de los vehículos diésel modernos, para reducir las emisiones y cumplir con las normas de emisiones europeas y norteamericanas. Su labor es atrapar las partículas de hollín y carbonilla, que además de influir muy negativamente en el calentamiento global, son de hecho un agente cancerígeno.

¿Cómo funciona?

El DPF tiene la estructura de una colmena en la cual la mitad de las celdas tiene cerrada la boca de entrada y la otra mitad, la de salida. Cuando el gas de escape entra en las celdas abiertas se encuentra que no puede salir por el final así que solo le queda la posibilidad de “atravesar” las paredes para llegar al siguiente túnel.

El filtro se fabrica con carburo de silicio o cordierita por procesos de extrusión. Son materiales porosos cerámicos para provocar que el hollín se quede retenido en los canales. La elección no es baladí, la cerámica aguanta perfectamente altas temperaturas y sus poros son tan finos que retienen las partículas y, a la vez, permiten que el motor siga respirando. Algunos fabricantes recubren los canales con platino para favorecer la combustión de las partículas con la temperatura.

Limpieza

El filtro DPF va absorbiendo el hollín generado en la combustión. Como cualquier filtro también requiere una limpieza “regular” y que en este caso se suele hacer de forma automática. Un proceso que se conoce como regeneración.

  • Regeneración pasiva:  Cuando el motor está en un régimen uniforme, entre 1600 y 2000 rpm los gases de escape alcanza valores altos de temperatura que es lo que requiere el sistema para quemar las partículas retenidas en el filtro.
  • Regeneración activa: Cuando por el trabajo que realiza el motor o incluso por las circunstancias de conducción del vehículo, no se alcanza esa temperatura ideal para la regeneración pasiva entonces la centralita del motor procede a combustionar el hollín inyectando gasóleo extra.

El sistema dispone de sensores que miden la presión antes y después del filtro, de esta forma se sabe el nivel de colmatación del filtro. Si la ECU o centralita de gestión lo considera conveniente envía combustible sin quemar a la línea de escape provocando una combustión en el propio filtro.

  • Regeneración forzada: Si los procesos anteriormente descritos no son respetados podemos llegar a producir la colmatación total del filtro, circunstancia tras la cual solo nos quedará la posibilidad de acudir al servicio oficial para su limpieza mediante el proceso de Regeneración forzada.

Estamos a tu disposición para ayudarte a entender esta y cualquier otra tecnología. Sigue nuestras publicaciones al respecto y te ayudaremos a perder el miedo y a usarlas racionalmente.

cema-maquina-ocasion-popup

× ¿Cómo puedo ayudarte?